lunes, 22 de agosto de 2011


Placer, tristeza, miedo, deseo, ansiedad, alegría, calma, vergüenza. Hay muchas emociones que se pueden sentir en una misma, y esa es el amor. El amor no solo nos hace sentirnos queridos, nos hace sentir multitud de emociones más, tantas y tantas que ni siquiera nosotros mismo al vivirlas podemos definirlas, por eso dicen del amor que es la emoción humana más intensa, la que nos cautiva. Pero, ¿porque es tan y tan importante para nosotros ese sentimiento? Parece una respuesta sencilla pero no lo es, cada persona busca su propia respuesta y yo te daré la mía. No soy una especialista en el mundo de amar, no he conocido a muchas personas en mi vida a las que llegue a querer tanto, pero sé, que querer a alguien en una sensación maravillosa, tener a alguien a tu lado para lo bueno y lo malo, para confiar en él y que él confíe en ti, para llorar, reír, compartir, disfrutar a su lado. Para eso y mucho más, es la unión de la felicidad, la confianza y el deseo, las ganas de amar, de querer y de sentir alguien cerca, por que todos necesitamos que nos den amor. El amor, a veces, pienso que es como un barco, que al principio es pequeño, y cada vez va creciendo más, que navega a veces por aguas tranquilas y otras por aguas tormentosas y que se tiene que cuidar, para que en una de esas tormentas, el barco no se hunda.
Pensar y escribir sobre el amor es bonito, y te da fuerza, sentirlo te llena de vida y vivirlo te hace completamente la persona más feliz del mundo. El amor puede volverte loco, hacer que hagas locuras o incluso cosas estúpidas. Pero el amor es algo que no se va tan fácil, porque cada uno de nosotros sabe que, aunque pueda dejar de amar a una persona, esa persona siempre, de una forma u otra, estará en su corazón. Porque el amor nos marca, nos clava en el corazón un nombre, un nombre que con el paso del tiempo puede hacerse aún más grande y ocupar más tu corazón, o encogerse hasta casi no verlo, pero allí estará ese nombre, porque en su día se ganó ese puesto. Yo siento un nombre palpitante en mi corazón, solo uno, pues no es fácil clavarse en el corazón de alguien así como así. Pero, ¿A que no sabes qué? Estoy completamente segura, de que el nombre que tengo gravado en mi corazón, y que ocupa gran parte de él, es el tuyo. Tú. Dario.
Definitivamente creo que no hay nada, unas normas, que digan que es el amor, pero porque parece ser que todos, sin quererlo, las sabemos. Todos sabemos cuando nos hemos enamorado, todos sabemos cuando es correspondido y cuando no, todos hemos sentido alguna vez la vergüenza, esas mariposas en el estómago cuando has visto a esa persona que te gusta, y tu la miras, y él te mira y entonces te quedas confuso, te pones nerviosa y piensas: “¿Sentirá algo por mí?” “¿Se fijará en mi?” Hay te empiezas a dar cuenta, de cuando te esta gustando alguien. Pero el amor, es diferente. Cuando estás enamorado, solo piensa: “¿Me echara de menos tanto como yo lo echo a él?” “¿Qué estará haciendo ahora?” “Espero que este bien” “Tengo ganas de verlo, abrazarlo y decirle que le quiero”
Y ante todo, lo único que nunca dejaras de pensar cuando amas a alguien es: “Quiero que seas feliz” por que la felicidad del otro, es tu propia felicidad, y la de él, debe de ser la tuya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario